EL VALOR DE SER PADRE

EL VALOR DE SER PADRE

Un hombre mayor reflexionó alguna vez acerca de las muchas cosas buenas que había hecho en su vida, vislumbró los años maravillosos de la niñez y añoró los abrazos de su madre y de su padre, recordó los años de estudio y sus enamoramientos pero hizo un alto en sus pensamientos cuando vino a su mente el momento sublime de ser padre.

Se detuvo para tejer ese instante de su existencia en el que experimento un sentimiento fuerte y poderoso que no había tenido antes pero que lo atrapó de felicidad para siempre. Observar a su bebé por primera vez, sentir su llanto y su vitalidad fue ante todo un despertar mágico a ese nuevo rol de papá, con el sello indescriptible de que nunca dejaría de serlo.

Como este relato han podido ser las historias de quienes ahora nos leen. Desde el Centro Comercial Portal del Quindío expresamos nuestra profunda admiración a quienes ejercen ese importante papel, porque sobre ellos pesa una gran responsabilidad y un enorme compromiso con la sociedad.

La figura del padre vuelve a ser protagonista por su función cada vez más versátil, por su compromiso con la crianza del bebé y por el apoyo inmenso que brindan a las mamás.

Ya pasaron a otro estado los papás que solo miraban y daban órdenes, hoy cambian pañales, hacen la comida para sus hijos y hasta se atreven a elaborar laboriosas trenzas que las chicas lucen orgullosas.

Los papás de ahora se reinventaron, una señal de que algunas cosas han cambiado dentro de su ser y que ahora logran plasmarse con sentimientos pero también con acciones para contribuir a ese proceso de acompañamiento en la niñez y la adolescencia.

Gracias papás por ser cada día mejores en lo que hacen y por amar con más intensidad a sus hijos.

+ Blog