EL MUNDO DE LOS NIÑOS

EL MUNDO DE LOS NIÑOS

Muchos espacios están hechos para la diversión de los niños. Como se trata de visitantes tan ilustres y su presencia hace parte de la vida del centro comercial, muchas ofertas o servicios están orientados hacia esta población.

Reír, correr, saltar, jugar, saborear, vestir, sentir son momentos propios de los chicos cuando se conectan al mundo mágico que les propone el Portal. Los padres saben que a ellos les gusta y los pequeños le sacan el mayor provecho a cada nueva invitación.

Protagonistas del entretenimiento

Una amplia zona infantil está dispuesta en el tercer piso del centro comercial. Allí las oportunidades de recreación son infinitas y los juegos se convierten en aliados de esa adrenalina que los hace vivir nuevas experiencias. Hay para todos los gustos y para los dos géneros. Este paso hace parte de una ruta obligada en el que los niños son protagonistas.

Muy cerca de ahí, en el multiplex, la proyección permanente de películas infantiles facilita encuentros familiares y emociones sin fin. Estrenos estelares de súper héroes, Walt Disney, entre otros permiten que desde casa se armen planes de cine, con palomitas de maíz y gaseosa incluida.

Mamá encuentra lo que necesita para ellos

Reconocidas marcas de ropa, zapatos y accesorios brindan una serie de productos para la población infantil. Aquí las mamás encuentran aquellas pintas que los hacen lucir como príncipes o princesas. Camisas, camisetas, chaquetas, pantalones, vestidos, maquillaje, vestidos de baño, prendas íntimas, juguetes, ropa deportiva, un inagotable mundo de posibilidades que ellas valoran, utilizan y agradecen porque se trata de encontrar el artículo con la calidad, el diseño y el precio justo para sus grandes tesoros.

La moda también está hecha para los niños y eso lo ha interpretado el Centro Comercial Portal del Quindío como un verdadero reto para que los padres de familia se sientan satisfechos con sus compras.

Cuando llega el apetito

La plazoleta de comidas dispone de una gran oferta de delicias donde los chicos pueden satisfacer su apetito. De sal o de dulce, la oferta de productos es insuperable. Menús especiales, comidas rápidas, bebidas, helados y pequeños manjares de todos los sabores se consiguen con facilidad y a buenos precios.

Esa conquista permanente por atraer la atención de los niños también se expresa a través de las constantes actividades que se diseñan para ellos. Talleres de pintura, artes y manualidades, fabricación de escenarios para su diversión son incluidos mes a mes dentro de la programación abierta que diseña el centro comercial.

Verlos en los juegos, comiendo un helado o simplemente riendo es la mayor satisfacción de una infraestructura comercial que busca reinventarse para ganar los corazones de los niños.

+ Blog